fbpx
Revista del IEEM
TOP

¿Quién paga los platos rotos?

Las ojeras de aquel cliente evidenciaban que llevaba días sin dormir. “Uruguay nos ha decepcionado…”, me soltó, mientras quemaba su tercer cigarrillo al hilo en la zona de partidas del Aeropuerto de Carrasco. Confieso que sus palabras me hirieron. “Con el sindicato no se puede hablar continuó. Sostuvimos esta empresa con nuestro bolsillo y preservamos todas las fuentes de trabajo, aún con niveles de productividad bajísimos. Ya no podemos más. ¿Cómo no se dan cuenta?”. Tiró la colilla a la basura, nos despedimos y salió rumbo a la puerta de embarque para volver a su país. Unas horas más tarde, la empresa de la cual era director pedía judicialmente el concurso voluntario.

SUSCRIBITE PARA TENER ACCESO ILIMITADO

Como suscriptor de Hacer Empresa accedés a todos los contenidos del sitio y al archivo de la revista.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa aquí